sábado, 11 de agosto de 2012

Merindades y la Ribera superan los 40 grados; Burgos se queda en 36,9


El ‘día grande’ de la ola de calor no defraudó. En muchos puntos de la Ribera del Duero y las Merindades vivieron por encima de los 40 grados una parte de la tarde. Mientras, la capital se quedó en los 36,9, temperatura casi dos grados por debajo del récord establecido el 4 de agosto de 2003 (38,8), pero entre las máximas más elevadas de los últimos años.
A las 4 de la tarde, había 40,7 grados en Medina de Pomar, con una humedad de solo el 9% y rachas de viento de 25 kilómetros por hora. Puede que se estropease la estación de la Agencia Estatal de Meteorología, porque los datos de las cinco de la tarde no aparecen recogidos en su web. También falló la de Miranda de Ebro, cuyo último registro es el de las dos de la tarde, con 36,2 grados.
La estación de Briviesca emitió a las 17 horas la máxima, 38,7º. Fue precisamente esa hora, la de mayor bochorno. En Aranda de Duero estaban a 40,1 grados, en Belorado a 37,2 y en Villamayor de los Montes a 36,6º. A partir de ahí, comenzó un poco a bajar el mercurio, aunque mucho más despacio que la noche anterior. Contrariamente a los pronosticado, sí bajaron sensiblemente las temperaturas. Por ejemplo, en Burgos capital la mínima fue de 13,7 grados, a las 7 de la mañana; y de 13,3º en Palacios de la Sierra.
La provincia desaparece hoy del mapa de alertas de la Agencia Estatal de Meteorología, así como también el resto de Castilla y León, Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco. Para el resto de las comunidades sí se mantiene el aviso por temperaturas extremas, aunque lo peor ha pasado. Según la previsión de la Agencia de Protección Civil de la Junta, no se sobrepasarán los 36 grados, salvo en el sur de la provincia de Ávila (donde podrían llegar a los 38º).
También hubo una alerta de la Junta por altos niveles de ozono en el norte de la provincia, pero no llegaron a superarse las máximas.
La jornada se saldó con media docena de incendios en la provincia. Madrugador el de Ibeas de Juarros, provocado por la negligencia de un fumador a las 10 y 23 de la mañana, según la información facilitada por el Servicio Territorial de Medio Ambiente. Sofocado tres horas después, dañó 1,5 hectáreas de pastos. Cerca de allí, en Cerratón de Juarros, se declaró otro fuego a las 14.42 horas, que calcino 1,5 hectáreas de fincas agrícolas y 0,22 de arbolado. Quedó extinguido a las 17.20 horas.
En Galbarros (Bureba) se movilizaron muchos efectivos, tanto por aire, como de tierra, para controlar las llamas declaradas a las 14 horas. Lo lograron a las 17.30 horas. El día se completó con actuaciones en Arija, Santo Domingo de Silos y Medina de Pomar.

Fuente: Diario de Burgos

No hay comentarios:

Publicar un comentario